viernes, enero 19, 2018

Nicolás Maduro usurpador de la Presidencia de Venezuela sacrifica a 2 de sus hombres para simular enfrentamiento en la masacre de Óscar Pérez y de los otros asesinados





El presidente Nicolás Maduro Maduro reconoció públicamente la labor de la Guardia Nacional Bolivariana por la muerte del policía insurgente Óscar Pérez y de otros seis integrantes del grupo Resistencia. "A 17 días de dar la orden, orden cumplida", dijo en una alocución presidencial. Video: Twitter Alberto Rodríguez.

********
Maduro sacrifica a 2 de sus hombres para simular enfrentamiento en masacre de Óscar Pérez

Por Antonio Maria Delgado
adelgado@elnuevoherald.com
18 de enero de 2018

Antes de disparar el lanzacohetes contra el pintoresco chalé, y también antes de abrirse paso entre los escombros para rematar a los sobrevivientes del estallido, soldados y policías venezolanos habían dejado pasar a paramilitares chavistas para que liquidaran a tiros al grupo de insurgentes liderado por el policía venezolano Óscar Pérez.

Excepto que la vivienda a la que entraron era la casa equivocada, y que quienes terminaron siendo ejecutados fueron los jefes de la banda de paramilitares que debían servir de verdugos.

Dos integrantes de la banda paramilitar conocida como el Colectivo Tres Raíces, murieron durante la operación de asalto que estremeció a Venezuela el lunes al ser transmitida en tiempo real por el propio Pérez a través de las redes sociales.

Pero los dos chavistas fueron asesinados por otros hombres del régimen de Nicolás Maduro, en unintento por simular un enfrentamiento que justificara las muertes de Pérez y de su grupo, dijeron fuentes policiales.

(Foto de los masacrados y asesinados. Foto añadidad por el bloguista de Baracutey Cubano)

“Los tiros fueron por la espalda. Ellos [los integrantes del colectivo] fueron caminando hacia la casa donde les habían dicho que estaba Óscar Pérez, pero ni siquiera sabían donde estaba el grupo de acciones especiales que terminó disparando contra ellos”, dijo una fuente policial venezolana que habló bajo condición de anonimato.

Los testimonios de las fuentes policiales, así como los videos transmitidos por el propio Pérez el día de su muerte, esbozan un rudimentario complot orquestado por las fuerzas del régimen de Maduro para justificar la muerte del policía insurgente pese a que ya había manifestado su deseo de entregarse.

(La enfermera  y su novio quiénes fueron también masacrados. Foto añadida por el bloguista de Baracutey Cubano)

Pérez transmitió por las redes sociales videos de las conversaciones que sostuvo con el mayor de la Guardia Nacional para evitar un choque de fuerzas, mientras que personas que mantuvieron contacto telefónico con él durante esa mañana informaron a el Nuevo Herald que el policía también habló directamente con sus jefes dentro del cuerpo policial de investigaciones CICPC manifestando su deseo de evitar un enfrentamiento.

Las versiones recogidas por el Nuevo Herald apuntan a que Pérez y sus hombres fueron rodeados desde la madrugada del lunes por hombres de la Guardia Nacional.

“Ellos comienzan a rodear la zona como a las 2:30 de la mañana, pero terminan ubicando la casa como a las 4:30, dos horas y pico después”, dijo una de las fuentes consultadas.

Viendo que no tenía ninguna posibilidad de escapar, Pérez procedió a negociar su entrega con las autoridades, propuesta que fue aceptada por el Mayor de la Guardia Nacional, Rafael Enrique Bastardo Mendoza.


Óscar Pérez: "Nos vamos a entregar"

Óscar Pérez, el policía venezolano buscado tras atacar las sedes del Tribunal Supremo y el ministerio del Interior desde un helicóptero, grita que no disparen pues se van a entregar.
equilibriogv via Instagram.

*******


Cadáver de Óscar Pérez, el cual presenta un tiro de remate en la frente.





Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Juan Antonio Blanco descodificando la desinformación cubana: los ataques a diplomáticos de EEUU



 Audiencia en este mes de enero de 2018  de un subcomité del Senado de los EE.UU.  sobre la agresión a diplomáticos norteamericanos en Cuba. Al centro el Senador Marco Rubio y a su izquierda el Senador Robert ¨Bob¨ Menéndez.
*********

Tomado de https://www.martinoticias.com

Descodificar la desinformación cubana: los ataques a diplomáticos de EEUU

*******
La respuesta de la dictadura es la única que tiene a su alcance: un tsunami de propaganda contra el Presidente Trump al que culpan de haber inventado toda esta trama para perjudicar al pueblo cubano.
*******

Por Juan Antonio Blanco
Enero 18, 2018

Al negarse a reconocer los hechos vinculados a los ataques a diplomáticos estadounidenses en La Habana, el gobierno cubano se ha volcado de lleno a impulsar una campaña de desinformación y “medidas activas” orientada a manipular mentiras y media verdades que, distorsionadas y sacadas de contexto, confunden al público al que van dirigidas. Si, por ejemplo, el FBI dice que la hipótesis inicial de que el mecanismo usado fue acústico va perdiendo peso, las redes de desinformación cubanas se apresuran a afirmar que el FBI no reconoce que los ataques se hayan producido en realidad.

Ante estas tácticas es imprescindible precisar de manera periódica lo que va siendo corroborado –que ya es suficiente para sostener la acusación contra el gobierno cubano- y difundirlo de la manera más amplia posible para contrarrestar los fake news que genera la inteligencia cubana y de los que están siempre dispuestos a hacerse eco todos los partidarios de la política hacia Cuba seguida anteriormente por Barack Obama. Este resumen es un paso en esa dirección.

¿Qué sabemos?

a) Ya está confirmado por varios especialistas médicos que examinaron a los pacientes en sus respectivos países que 24 diplomáticos de Estados Unidos y ocho de Canadá vieron afectada su salud por estos hechos.

b) Lo sucedido no tiene causas naturales (“ruido de grillos campestres”, “histerias colectivas”, y otras hipótesis pseudo científicas difundidas por La Habana), sino es el resultado de algún mecanismo artificial creado por el hombre.

c) Sean quienes sean las personas que ejecutaron directamente estos hechos, no pudieron hacerlo en tantos lugares a la vez y por un periodo tan prolongado de tiempo (unos diez meses) si no formasen parte del gobierno cubano o actuasen en completa colaboración y complicidad con él.

d) Es además imposible que los equipos de chequeo permanente contra las residencias de los diplomáticos no hubiesen detectado, al ocurrir los primeros casos, que esas personas –que viven en diferentes casas- estaban siendo afectadas con síntomas uniformes lo que debió haberlos llevado a frenar lo que hacían hasta determinar si ellos (la seguridad del estado) eran los causantes del problema.

Los diplomáticos son seguidos las 24 horas del día –tienen brigadas de dos a tres autos asignadas para ese seguimiento además de filmar sus hogares, pinchar sus teléfonos e intentar hackear sus computadoras.Viven en casas propiedad del estado ubicadas en barrios exclusivos bajo control total del gobierno (“zonas congeladas”). Ese control directo que tiene la seguridad del estado sobre las propiedades en torno a las viviendas de diplomáticos considerados “enemigos” les facilita poder ubicar “puntos fijos” -de escucha, filmación y observación- en las casas colindantes.

d) Sea del modo que fuese, el gobierno cubano era responsable de la protección de esos diplomáticos y por ello el único culpable del deterioro de las relaciones bilaterales y de las actuales limitaciones consulares de la embajada de EEUU en La Habana. Cuba tiene, además, una larga historia de acoso agresivo –incluyendo provocarles accidentes- contra diplomáticos occidentales que los hace ser los primeros sospechosos

e) Washington no enviará de regreso a sus diplomáticos ni podrá normalizar el funcionamiento de su embajada –incluyendo las gestiones consulares– hasta no tener completa seguridad de que aquellos no correrán peligro. Eso constituye una medida de protección elemental pero todavía no es una sanción (la retirada de los diplomáticos cubanos tampoco lo es y solo corresponde a los acuerdos de simetría numérica entre ambas sedes diplomáticas) que debiera imponerse en un caso de esta gravedad.

Primera conclusión:

Los puntos c y d son complementarios y hace irrelevante conocer los detalles sobre la identidad personal de los ejecutores directos de estas acciones. O bien eran funcionarios cubanos o bien actuaban en concertación con ellos cuando era su responsabilidad proteger –no dañar– a los diplomáticos en su territorio.

La conclusión inequívoca que se desprende de lo que ya se sabe y está comprobado es que la responsabilidad por lo sucedido cae sobre el gobierno de Cuba y que EEUU no debe exponer sus diplomáticos a nuevos ataques.

II- ¿Qué falta por definir?

¿Cuál fue el dispositivo empleado y para qué se usa normalmente: ¿monitorear conversaciones privadas o afectar la salud de los monitoreados?

Los dispositivos de escucha son variados y en más de una ocasión –como ocurrió con la embajada de EEUU en Moscú en la década de los setenta- su tecnología puede afectar la salud de aquellos que son monitoreados.

¿Por qué lo hacían? ¿Era posible que si la intención inicial hubiese sido solo la de monitorear conversaciones y luego, por “accidente” o imprevisión, se hubiese afectado la salud de los diplomáticos?

Es posible, pero lo que resulta imposible es que quienes monitoreaban más de una decena de residencias no se hubiesen percatado de que desde que se había aplicado esa técnica los diplomáticos reportaban síntomas similares en las viviendas sometidas a ese dispositivo. De hecho debieron enterarse antes incluso de que ellos mismos se percataran de que su situación no era individual y reportasen lo que ocurría al embajador.

: Si hubiese sido el caso de que al inicio no tenían la intención deliberada de infligir daño sino solo escuchar las conversaciones, muy tempranamente tuvieron que tomar conciencia de que estaban afectando seriamente la salud de esos diplomáticos, sus esposas e hijos y tomaron la decisión deliberada de no detener el procedimiento.

¿Los autores de estos ataques tendrían la intención de perjudicar las relaciones bilaterales con EEUU? ¿Quiénes ejecutaron directamente esta operación? ¿Es creíble que fuera un tercer país o una fracción disidente que quería perjudicar las relaciones bilaterales con EEUU?

Esto es absurdo desde cuatro perspectivas diferentes.

En primer lugar, la idea de que Raúl Castro es un reformista de línea blanda acosado por un grupo de línea dura es una completa falacia creada por los grupos que quisieron promover la política de apaciguamiento con concesiones unilaterales impulsada por la Administración Obama. No en balde es el propio Raúl el que comenta en privado a los diplomáticos estadunidenses de que él no sabía nada de los ataques y “quizás” sea una facción que se opone a su línea constructiva con respecto a EEUU.

Cabe preguntarse si tanto les interesaban las relaciones por qué bajo la Administración de Obama y en especial durante el diálogo para el restablecimiento de relaciones La Habana fortaleció la represión no solo en la Isla sino también en su narco-colonia terrorista en Venezuela, contrabandearon armas con su aliado de Corea del Norte y se apoderaron de un misil Hellfire.

La idea principal detrás de todas las acciones de la elite de poder en Cuba es preservar su poder. Desde esa perspectiva, con el cambio de presidente en EEUU es altamente probable que deseaban intensificar la recopilación de información sobre el nuevo pensamiento en Washington –se dice que no tenían a nadie cercano al círculo directo de Trump. También es probable que desearan sacar de Cuba, enfermándolos, a aquellos diplomáticos de quienes hubiesen sospechado tuviesen misiones de inteligencia para así disminuir su capacidad operativa en la embajada en esta nueva etapa.

: Si quisiéramos considerar la hipótesis de que existe alguna tendencia “blanda” dentro de la elite de poder cubana habría entonces que comenzar por reconocer que Raúl Castro es quien dirige la de “línea dura”. Eso no es nada nuevo. Cualquiera con un mínimo conocimiento de la historia de la llamada “revolución cubana” sabe que ese siempre fue el caso desde la etapa insurreccional hasta el presente.

En segundo lugar, ya hemos explicado como es imposible que un tercer actor independiente pueda instalarse inadvertidamente en lugares próximos a más de una decena de residencias diplomáticas, dentro de zonas barriales bajo completo control de la seguridad del estado y operar durante diez meses sin ser detectados hasta el día de hoy.

No hay la posibilidad de un tercer actor independiente con capacidad de realizar una operación tan vasta en lugares diferentes pero todos bajo estricto control directo de la seguridad del estado.

En tercer lugar, está la imposibilidad institucional de conducir una operación de esa amplitud y duración contra el “principal objetivo enemigo” sin reportar cotidianamente todas las incidencias que estaba teniendo sobre la salud de los diplomáticos. Cada “punto fijo” tiene que rendir su informe diario a un mando superior centralizado de la contrainteligencia que a su vez tiene que incluir cualquier dato relevante en el llamado “parte diario operativo” que se hace llegar a los altos jefes del MININT, las FAR y un grupo selecto de dirigentes gubernamentales.

Los encargados del chequeo sabían que cada día nuevos diplomáticos enfermaban, pero tomaron la decisión deliberada de continuar usando los dispositivos, sea porque no les importaba la salud de los afectados y querían insistir en escucharlos, o sea porque el objetivo mismo de estas acciones siempre fue, desde el inicio, afectar su salud.

En cuarto lugar, ¿cómo podría un grupo tan amplio de personas como las dedicadas al chequeo diario de esos 24 diplomáticos evitar incluir lo que estaba ocurriendo en su parte diario? ¿Cómo podía no enterarse el Coronel Alejandro Castro Espín quien viene jugando un papel destacado en todo lo concerniente a temas de seguridad tanto respecto a las relaciones bilaterales con EEUU como con Rusia?

Si ha estado involucrado un tercer actor ha sido con pleno conocimiento, aprobación y colaboración del gobierno cubano y las acciones fueron operativizadas por medio del MININT.

(Coronel Alejandro Castro Espín)

¿Por qué el gobierno cubano no ha buscado un chivo expiatorio en esta ocasión –como en 1989 con el caso de narcotráfico- para justificarse y preservar las relaciones bilaterales?

Al general Arnaldo Ochoa y al coronel Tony La Guardia les hicieron creer que si se declaraban culpables serian perdonados pero después de hacerlo terminaron fusilados. Es difícil que alguien en el MININT esté dispuesto a seguir sus pasos en este caso. Por otro lado, por muchas explicaciones que deseen fabricarse, al coronel Alejandro Castro Espín le resultaría imposible distanciarse de lo ocurrido dado el sistema de informes institucionalizados que se ha descrito anteriormente.

No les resulta factible fabricar chivos expiatorios, ni reconocer que el MININT, actuando de manera institucional, afectó la salud de los diplomáticos. De ahí la necesidad de negarlo todo y trasladar este conflicto al campo de la propaganda.
Segunda conclusión:

Con independencia de los detalles y evidencias que pueda llegarse a reunir en torno a este segundo grupo de interrogantes, nadie puede poner en duda: a) que los hechos ocurrieron, b) no tienen explicación natural, c) afectaron sensiblemente la salud de diplomáticos estadounidenses, así como a sus esposas e hijos y d) el gobierno cubano es responsable por la Convención de Viena de haber dado la alarma y actuado tempranamente en detenerlos.

III- Consideraciones finales.

La responsabilidad por lo sucedido está claramente situada en la cancha del gobierno cubano y su negativa a reconocerlo solo empeora las cosas.

Si bien Washington todavía no ha determinado cuál fue el mecanismo usado para agredir su personal (ondas sónicas o de micro onda), sí ha precisado que Cuba–siendo un estado policial–sabe que dichos ataques ocurrieron, quién los realizó y, por tanto, sigue demandando del gobierno cubano una respuesta adecuada.

El subsecretario de Estado para Diplomacia Pública y Asuntos Públicos, Steve Goldstein afirmó: "Creemos que el Gobierno de Cuba tiene la respuesta a esto y deberían estar haciendo más para ayudarnos a resolverlo (…) El Gobierno de Cuba sabe lo que pasó, así que nos gustaría que nos lo contara y que no volviera a ocurrir". También subrayó que el hecho de que no haya certeza sobre que se trate de ataques acústicos "no significa que no haya otra causa". "Lo que tenemos claro es que hay 24 heridos, que ocurrió y que fue deliberado", insistió.

Tanto el director asistente de Seguridad Diplomática, Todd Brown, y Charles Rosenfarb, a cargo del Buró de Servicios Médicos del Departamento de Estado de Estados Unidos, reconocieron que las lesiones sufridas por los diplomáticos no provenían de ninguna causa natural.

Pero la dictadura militar sigue aferrada a la más torpe y dañina posición posible: niega lo sucedido e insiste en que todo es una patraña de la Administración Trump para torpedear las relaciones Cuba-EE.UU.

La respuesta de la dictadura es la única que tiene a su alcance: un tsunami de propaganda contra el Presidente Trump al que culpan de haber inventado toda esta trama para perjudicar al pueblo cubano. Para ello han movilizado a todo su aparato de medidas activas y desinformación dentro y fuera de Cuba. Hay que vencerla también en ese terreno.



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Zoé Valdés con una anécdota sobre Leonardo Padura del 2012 en Miami que lo deja mal parado

Tomado de https://www.facebook.com/

Una anécdota sobre Leonardo Padura del 2012 en Miami que lo deja mal parado
(Este título es provisional y dado por el bloguista de Baracutey Cubano ya que es un comentario de Zoé Valdés en facebook)

Por Zoé Valdés
18 de enero de 2018

Como dije en la entrevista de ayer con Denis Fortun estoy releyendo a Álvaro Alba y su magnífico libro 'En la pupila del Kremlin'. Lo leí hace tiempo y me impactó, y como todo libro que me impacta, al tiempo, lo vuelvo a consultar; de modo que lo he retomado y lo estoy profundizando todavía más.

Es un libro intenso, y se los recomiendo con igual intensidad. Fue plagiado, aunque quien lo plagió, prefirió argumentar, cuando no le quedó más remedio, que sí, que lo había repasado, pero... Intentó ningunearlo. El tiro le salió por la culata.

La anécdota que les resumiré me alcanza por tres vías, una de ellas por un invitado. La persona que estaba allí presente, el año 2012, en la librería Universal, de nuestro querido Juan M. Salvat, cuando Leonardo Padura presentó 'El hombre que amaba a los perros', cuyo argumento no es precisamente la lealtad perruna de los escritores del régimen a Fidel Castro, y que me lo contó, me pidió en su momento discreción. Ahora me ha dado libertad para sacarlo a la luz, aunque fue un acto público.

(Álvaro Alba)

Resulta que allí estaba Leonardo Padura, el miliciano de la UNEAC CUAC CUAC, presentando esa novelita suya, tal como se había anunciado, muy orondo él, y permitió, cosa rara, que se hiciera un panel de preguntas por parte del público.

Una señora muy bien vestida, y mejor arreglada, levantó la mano de manera muy educada y le preguntó:

-¿Usted ha leído 'En la pupila del Kremlin'?

La respuesta de Padura Caradura fue la siguiente, y debiera pasar a los anales de la historia del descaro y del embeleque:

-Sí, bueno, pero, figúrese, ejem, eso es una novela de ficción, pero bueno, ejem, ahí no hay nada real, porque además, ejem, ese personaje, Carmen Vega, no existe.

A lo que la dama respondió rotunda:

-Usted está muy equivocado. Karmen Vega está viva. Y soy yo.

Cara de poker y fuga inmediata. Díganme ahora si la vida no es la mejor de las novelas.

Bah. Foquépete. Loquetrajo el ronconmilk.


Leonardo Padura


************************** 

Cuba soviética

En la pupila del Kremlin (fragmento)

Por Álvaro Alba
mar 19, 2012

Jaime Ramón Mercader del Río Hernández es el único vínculo histórico y material que une a dos personajes históricos: al georgiano Iosef V. Stalin y al cubano Fidel Castro Ruz.

El asesinato de Trotski durante un día caluroso del verano mexicano de 1940, en su plácida residencia en Coyoacán, fue una operación largamente planificada por el NKVD. Era el cumplimiento de uno de los deseos más anhelados de Stalin, la eliminación física de su archirival. Trotski simbolizaba a los ojos de Stalin la negación de su propio poder, la crítica más certera y contundente, proveniente de un bolchevique de la vieja guardia. El fundador del Ejército Rojo se había convertido, incluso en el exilio, en el más acérrimo de sus enemigos, el más fuerte polemista, con una pluma ácida y cortante que ponía en entredicho y hacía dudar ante los ojos de otros revolucionarios, de cualquier plan o discurso de Stalin. Nadie conocía mejor a aquel ex seminarista de Tiflis que el que fuera un estudiante de una escuela luterana en Odessa.

La rivalidad empezaba en el conocimiento de idiomas extranjeros, pues Trotski dominaba a la perfección hebreo, yídish, ruso, ucraniano, alemán, inglés, francés y al final de su vida asimiló en México el español; mientras Stalin, además de su natal georgiano, sólo dominaba el ruso, que toda su vida lo habló con fuerte acento. La pluma de Trotski era tan aguda como su verbo en el debate, mientras que Stalin se caracterizaba por discursos escolásticos donde el principal argumento proviene siempre de la autoridad de quien lo dice. A pesar de esas posibles deficiencias intelectuales de Stalin con relación a Trotski, Stalin se impuso. Batalló con mayor astucia, supo disponer de los mecanismos políticos y estatales para liquidar a su adversario.

La operación para eliminar al desterrado revolucionario se orquestó con extrema discreción en el Kremlin, esbozándose la necesidad política del asesinato, y no faltaron los argumentos partidistas para acabar con el adversario ideológico.

Se planificó en los despachos de la plaza Lubianka, sede del NKVD, donde se pulieron todos los detalles, poniendo los elementos materiales y operacionales para cumplir a cabalidad la misión. Se ejecutó, tras ciertos desatinos y ajustes en la marcha, un caluroso día en el verano mexicano por una mano que no parecía, a primera vista, tener una relación directa con Moscú.

Ramón Mercader, el autor material del crimen, la mano solícita del Kremlin en la tragedia terminó sus días en La Habana, a donde había llegado en los setenta para laborar como asesor del Ministerio del Interior. No hay nada material,excepto la presencia y existencia de Ramón Mercader, que una a Stalin y Castro de una forma tan irrebatible.

(Jaime Ramón Mercader del Río Hernández)

Muchas millas separan a Moscú de La Habana, a Birán en Oriente de Gori en Georgia, pero este individuo, nacido en Cataluña, unía esos puntos. Fue el enlace inevitable. Su madre catalana, con vínculos en la Cuba colonial con la ciudad de Santiago de Cuba, que sirvió de manera abnegada y fiel también en el NKVD y que laboró en la embajada cubana de París por años, motivó con su entrega fiel a la causa de Stalin, que se unieran ambos sujetos (Stalin y Castro) en un mismo punto del espacio, mediante un hilo conductor: el asesinato de Trotski.

Ramón Mercader es la obligada referencia para unir a los dos gobernantes, el cubano y el soviético, en un punto físico del espacio. Es el eslabón perdido de la cadena, el que lleva en sus manos el hilo de Ariadna que nos conduce al enlazamiento de los dos autócratas en un mismo plano, el asesinato. Ramón une en su persona, mediante un vínculo histórico de continuidad, a los dos creadores de estados y políticas similares. Dos individuos, Stalin y Castro, con similar educación religiosa, con igual desprecio por la religión, con el mismo impulso para gobernar y disponer de vidas ajenas. Con la presencia y muerte del catalán en La Habana se ponía punto final a una maniobra política y criminal de Stalin para eliminar a su más acérrimo enemigo: Lev D. Trotski.

La curiosidad histórica me hizo responder al correo electrónico y concertar una entrevista con la remitente, que se identificó como Maria del Carmen Vega San José. La historia que comenzó a relatarme una mañana de un miércoles lluvioso en una cafetería de Bird Road, en el suroeste de Miami me trasladó de nuevo a la URSS, a los años treinta y cuarenta, a las luchas de Stalin por el poder y su obsesión por aniquilar a los enemigos políticos. Me trasladó a Coyoacán, a la fortaleza violada de Trotski, a Bobrinets, donde pasó veranos de su infancia. Iban apareciendo imágenes de la contienda civil española, personajes de la historia política de Cuba de estos últimos cincuenta años. De aquel encuentro inicial con Carmen y de muchos más, con decenas de horas grabadas, cientos de correos electrónicos y llamadas telefónicas para resolver una duda, salió este libro.

Ella era la portadora de una historia única, ha sido capaz de estar horas relatando pasajes de la vida en Cuba o la URSS con la facilidad de quien lleva dos culturas internas, la hispana y la rusa, libre en los dos idiomas, con acento andaluz cuando se expresa en castellano y entonación lo mismo de una rusa sureña que una moscovita, si lo hace en la lengua de Tolstoi. Iniciamos una conversación que todavía no ha terminado, pues siempre hay un detalle nuevo, inesperado, que ella misma no ha puesto en su debido lugar (de importancia histórica y de destello luminoso) como bien puede ser la participación en una película de la República Socialista Soviética de Georgia o traductora en una Olimpiada de Ajedrez en La Habana. Carmen nació en un pedazo de Rusia cargado de historia y dolor, y que años más tarde, por iniciativa de Nikita S. Jruschev, fue entregado a Ucrania —la península de Crimea.

Su padre militó en las filas comunistas españolas, y en la Guerra Civil lo mismo secuestraba un barco que dirigía bombardeos y combates aéreos de la aviación republicana. Fue dirigente del PCE en la URSS, a donde viajó tras la derrota republicana. No perdió la oportunidad de ser un combatiente del Ejército Rojo en la Segunda Guerra Mundial y años más tarde viajó a Cuba en calidad de asesor soviético o hispano-soviético, como le llamaban en la isla.

Carmen era testigo de las interioridades de la lucha partidista dentro de la organización comunista española, los cismas políticos, las divisiones que llegaron a afectar las relaciones personales de muchos en su familia y amistades cercanas.

Ella tuvo como vecino de edificio a Iosef R. Grigulevich, el más prolífero de los agentes soviéticos en América Latina, el espía encargado de coordinar los atentados a Trotski en México, condecorado por el Kremlin tras el asesinato en México, para proseguir su misión de espía soviético por el Hemisferio Occidental.

Tuvo decenas de nombres con sus pasaportes falsos, fue ayudado a moverse de país en país por renombrados miembros de la izquierda intelectual latinoamericana. Con el tiempo y con influencia llega a ser el enviado diplomático de Costa Rica ante los gobiernos de Italia y Yugoslavia, bajo el nombre de Teodoro B. Castro. Sólo la muerte de Stalin hizo que se suspendiera la última de sus tareas, el asesinato del gobernante yugoslavo Josef Broz Tito.

Fue precisamente Carmen Vega quien hizo la petición a Fidel Castro del viaje de Mercader a La Habana, en una de las visitas del gobernante cubano a Moscú.

Ella laboraba entonces como traductora en la representación diplomática cubana. Carmen fue el instrumento perfecto para cumplir un deseo familiar de los Mercader, salir de la URSS y radicarse en el trópico, en Cuba, a donde ya habían viajado años antes otros comunistas españoles. Junto a Ramón Mercader, su esposa e hijos, ella se mudó también a Cuba y cuidó de su compatriota cuando ya estaba enfermo de muerte en una clínica habanera de uso exclusivo de la élite partidista cubana.

Meses antes de morir Iosef V. Stalin dio curso a un plan para asesinar al gobernante yugoslavo Iosef Broz Tito, entonces en conflicto ideológico con Moscú. En 1949 Yugoslavia fue expulsado del Kominform (1947-1956) – la Oficina de Información de los partidos comunistas y obreros, una especie de Komintern. Los preparativos de la misión se discutieron en el entonces MGB, Ministerio de Seguridad del Estado, y el autor material debía ser el embajador de Costa Rica ante el Vaticano, Teodoro B. Castro (el agente Grigulevich) que ya estaba gestionando su acreditación en Belgrado con igual rango. El método según el plan, era el inocularle una sustancia tóxica, lo mismo en un apretón de manos o en un beso en la mejilla según el saludo eslavo) que permitiera escapar al asesino y no levantar sospechas futuras. La operación se suspendió tras la muerte de Stalin y la decisión de los jerarcas del Kremlin de iniciar un proceso de acercamiento con Belgrado.

Curiosamente y sin proponérselo, la joven española nacida en la URSS fue testigo de importantes páginas de la historia de los exiliados españoles, tanto en la Unión Soviética como en Cuba. Conoció de sus problemas, de sus luchas constantes e internas y de las relaciones, a veces no muy dulces, entre los españoles residentes en suelo soviético y las autoridades del Kremlin. Desfilaron por su vida personalidades de la historia de España, la Unión Soviética y Cuba.

Nunca se propuso armarse de un archivo que pudiera haber dado material suficiente para varios tomos sobre esas historias, esos personajes y aquellas vidas. No lo hizo y así vivió durante años en diversas ciudades y países. Aquella trama culmina cuando ella sale de Cuba con su pasaporte español, suministrado en la representación ibérica en La Habana a iniciativa del propio asesino de Trotski, que ya para entonces había fallecido en la Isla.

Ella anduvo por el mundo. Vivió no ya en Crimea, La Habana o Moscú, lo hacía ahora en Caracas, en San Juan, Puerto Rico, Madrid, Ciudad de México y por último en Miami. Vive llevando y perdiendo por esos caminos cientos de fotos, cartas, certificados de nacimiento y pasaportes. Todos son recuerdos que poco a poco se han ido reduciendo. Llegó al siglo XXI con la esperanza de contar los pedazos de historia que le tocó vivir; buscando relatar, en parte, los hechos de los que fue en algunos casos protagonista; y en otras situaciones una privilegiada espectadora de primera fila.

Tuve entonces que volver a la tarea de revisar e investigar sobre Stalin y dedicarme por entero a Trotski. Hacer una inmersión total de lectura de libros de historia, biografías, memorias en ruso, español e inglés. Buscar los materiales correspondientes, confrontar libros y evidencias sobre el paso de Ramón Mercader por México, Cuba y la URSS. Indagar por detalles de la Guerra Civil Española, de los exiliados que partieron de la península a la Unión Soviética.

Grabar decenas de horas a Carmen, mostrarle fotos, materiales para que fueran cayendo las piezas como en un rompecabezas. Un domingo, después de haber adquirido por Internet varios libros editados en Rusia sobre los agentes soviéticos que laboraron en México en aquellos años, y mostrárselos a Carmen, ella fue descubriendo nuevas páginas de su propia historia. Puse en sus manos la verdadera biografía de Iosef R. Grigulevich, quien vivía en su mismo edificio de apartamentos en Moscú. El asombro de Carmen aumentó al descubrir que Ramón Mercader y aquel aparentemente inocente profesor soviético (Grigulevich) habían compartido juntos el planeamiento del atentado a Trotski, habían sido compañeros de acción y cómplices en el asesinato.

Carmen visitaba los dos apartamentos de las dos familias, tomaba té, cenaba y compartía veladas en ambas casas y paseaba con las esposas mexicanas de ambos, sin saber que la relación entre el español y el judío de Lituania estaba cimentada en el México de 1940. Los dos individuos se conocían muy bien, y desde décadas atrás habían sellado un pacto: servir al NKVD. Tenían un pasado que les unía y ellos preferían obviarlo en la URSS o quizás la orden que recibieron del Kremlin fue que se olvidaran del pasado común. No socializar era una de las tareas recomendadas, o por lo menos ante los ojos de los demás.

Ahora le tocaba a Carmen ubicarlos juntos en un espacio de tiempo que se remonta a la década del setenta en la capital soviética. Tuvo que abrir esa sección de los recuerdos, que muchas veces preferimos mantener oculta en la memoria para dejar el pasado (triste y agobiante a veces) y poder iniciar una nueva vida en otro país.

Vinieron horas de grabación de esos relatos que Carmen había acumulado por años. Ella se dedicó a hacer llamadas telefónicas lejanas para encontrarse (con mucho desconcierto) que nació en Ucrania, aunque en la inscripción de nacimiento dice República Socialista Federativa Soviética de Rusia, RSFSR, y en el pasaporte español tiene a Rusia como lugar de nacimiento. La región donde ella vino al mundo la describe como apartada y está ubicada en el medio de la península de Crimea. Carmen se enteró a través del hilo telefónico, que todavíaexiste la granja agrícola “Primavera” (Soljovs Vesna), tal como se puede leer en su inscripción de nacimiento. En la actualidad esa granja produce unas suculentas y apetitosas manzanas para la exportación. Otra llamada telefónica a Moscú bastó a Carmen para descubrir que allí el tiempo pasó con mayor frenesí y dolor que en su natal Crimea. Una voz desconocida le decía desde el otro lado de la línea que aquella tienda de juguetes cerca del edificio donde vivió por años con su esposo e hijos, es ahora un concesionario de autos de importación. Ahí están los rasgos más sobresalientes de la nueva Rusia. Con acelerado impulso pasaron del inocente juguete al veloz automóvil, sin transición ni paradas intermedias. A intervalos fue descubriendo el mundo que parecía haber olvidado. Se encontró de nuevo con su pasado y estuvo dispuesta a contarlo.

Nunca pretendí hacer una biografía de Carmen Vega, ni tampoco de Ramón Mercader. Nunca tuve el intento de hacer el repaso de las vidas de decenas de personajes que pasaron por la historia de varias naciones, como fueron Trotski, Stalin, Castro, Grigulevich, Líster, etc. Ellos cuentan con numerosas biografías y ensayos exhaustivos de sus vidas, especialmente Lev D. Trotski, Iosef V. Stalin o Fidel Castro. De Ramón Mercader existen pocos libros. Miles de libros se han escrito sobre la historia de las intensas y crueles luchas políticas en la Unión Soviética por el control del aparato partidista desde el mismo comienzo de la Revolución de Octubre. Toda una ciencia se ha desarrollado desde el siglo pasado y parece no extinguirse, dedicada al estudio de lo que acontece en el Kremlin.

Primero fue la sovietología y al desaparecer la URSS pasaron a convertirse en especialistas del Kremlin, con su respectiva rama de investigación científica, la kremlinología.

La Perestroika permitió conocer con más detalles parte de la verdadera historia de la URSS. Desde la aparición en Occidente del libro Archipiélago Gulag se ha contado con un compendio de la triste historia de ese sistema de opresión y sus miles de instalaciones por todo el territorio de la URRS, así comodel trabajo del NKVD y el KGB para poner tras las rejas a sus adversarios o liquidarlos. No fue el objetivo de este trabajo hacer una sinopsis de los actos criminales perpetrados por el NKVD durante décadas para liquidar a los que consideraba “enemigos del Kremlin”, si importar su procedencia, interna o externa. Todavía no se sabe a ciencia cierta y con fundamentos todos los “enemigos” que el NKVD y el KGB ha liquidado con el paso de los años. Las condiciones de vida de los exiliados españoles en la Unión Soviética desde su llegada al finalizar la confrontación en España, sus múltiples secesiones dentro del PCE, requieren de un estudio aparte. Sería ambicioso y muy pretencioso decir que esto es el repaso de las relaciones políticas o económicas entre Moscú y La Habana, incluso si lo enmarcamos en una década, la de los sesenta o la de los setenta.

Tenemos en este trabajo la visión de una persona que tuvo el privilegio de ser testigo excepcional en diferentes ocasiones y en varios países, de hechos y personajes que ayudan a entender la historia del siglo XX. En estas páginas está el recuento parcial de la vida de una persona que comenzó en Ucrania, se desarrolló entre La Habana, Moscú y después La Habana. Hay un desarrollo posterior que es el paso por otros países tras la muerte de Mercader, y eso puede que esa sea otra historia, no reflejada ahora en este trabajo.

Carmen Vega San José y su historia bien podría definirse como un estudio de caso, en términos sociológicos, donde poder dar una detallada y completa descripción a través, en este caso de un sujeto, de un fenómeno determinado, los exiliados de la guerra civil española, su paso por el proceso revolucionario cubano y el uso de éstos en diversas “tareas” del Kremlin. Pero sin llegar a reflexiones ni conclusiones generales. A través de su historia se pueden entender y conocer mejor diferentes procesos históricos que sacudieron en diversas épocas a España, Cuba, México y la Unión Soviética. Es una española nacida en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas a finales de la década de los cuarenta, pordesignios de la política y la historia. Nació en una zona entonces perteneciente a Rusia, creció en el centro de Ucrania, estudió y vivió en Cuba por caprichos de la Guerra Fría. Se casó y se halló de vuelta a la URSS, viviendo en la capital soviética, en medio de la cúspide del poder político de los exiliados comunistas españoles. Amiga de Ramón Mercader y su esposa Roquelia, vecina de Iosef R. Grigulevich y su esposa Laura. Fue dentro del campo socialista una exiliada y al mismo tiempo una extranjera. Una contradicción y característica difícil de entender pero común para miles de semejantes que como ella deambularon de país en país, de ciudad en ciudad y nunca hallaron el suyo propio.

Ella es testigo de muchos hechos, acontecimientos y anécdotas que ayudan a entender la historia moderna de dos continentes, de pasajes de la Guerra Fría, que se desarrollaba en diferentes paralelos, pero todos muy ligados. No pudo en su momento entender la importancia histórica de aquellas figuras que pasaban ante sus ojos como meros amigos de la familia o vecinos. Ellos eran, en muchos casos, probados agentes del NKVD, con años de trabajo en el extranjero con falsa identidad, como fue el caso de Iosef R. Grigulevich o con muchos años de cárcel, en el caso de Ramón Mercader.

Aquí en estas páginas está un recuento incompleto de una gran tragedia. No es la historia de ella, ni es un mero recorrido, mucho menos sistemático o cronológico, por la vida de una persona que ha estado anclada por voluntad propia o ajena en múltiples países. Ella nació extranjera, pues España era lejana, aunque siempre fue una alusión perenne y constante. Fue soviética ante los ojos de otros, y nunca ha podido expresar con exactitud cuál es la tierra que añora o qué árboles extraña, o qué atardeceres prefiere recordar. Ha sido siempre extranjera en cualquier lugar.

En estas páginas están los pasajes de la vida de Carmen, pero también encontraremos el reflejo de las páginas de la historia contemporánea de países como España, la Unión Soviética y Cuba. Hay un poco de la historia de muchosde nosotros: españoles, mexicanos, soviéticos (sea lo mismo ruso, ucraniano, georgiano, lituano o uzbeco) y cubanos.

*Lo anterior es un fragmento de la Introducción del libro de Álvaro Alba En la pupila del Kremlin, (Asopazco, Madrid, 2011). Para comprar el ebook: Amazon.


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Cubanos con visas de EEUU por 5 años deberán viajar al extranjero para renovarlas

Tomado de https://www.martinoticias.com

Cubanos con visas de EEUU por 5 años deberán viajar al extranjero para renovarlas

*******
Es el mismo procedimiento que deben seguir desde septiembre pasado los cubanos que aspiran a obtener visas de no inmigrantes para viajar a EEUU. Los que emigran reciben sus visas en Colombia.
*******

Enero 18, 2018

Los cubanos residentes en la isla que fueron visados por cinco años para viajar a Estados Unidos deberán solicitar su renovación en el consulado estadounidense de otro país, según informó a Martí Noticias el vocero del Departamento de Estado, Virgil Carstens.

El procedimiento es el mismo desde el pasado mes de septiembre para todos los cubanos que viven en la isla y están interesados en obtener una visa estadounidense de no inmigrante https://www.martinoticias.com/a/embajada-de-eeuu-cuba-publica-instrucciones-para-solicitar-visa-de-inmigrante/154531.html .

La medida fue la salida de las autoridades estadounidenses para continuar con el otorgamiento de visas a cubanos, tras la drástica reducción del personal de la embajada estadounidense en La Habana en respuesta a los aún sin aclarar ataques contra 24 diplomáticos basados en la isla.



"La solicitud de renovación de visas deberá realizarse en persona y no a través de Internet", dijo Carstens.

"Lo solicitantes de visas de no inmigrantes pueden solicitarlas en toda embajada o consulado estadounidense alrededor del mundo", agregó.

Para obtener visa de inmigrantes los cubanos deberán viajar a Colombia, según ha estipulado Estados Unidos. Para ello deberán recibir previamente una cita y permiso para ingresar a Colombia.

(Escrito por Rosa T. Valdés, con reporte de Carmen María Rodríguez)


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Venezuela. La mujer que fue asesinada junto a Óscar Pérez y su grupo es la enfermera Lisbeth Andreina Ramírez Mantilla, la cual era enfermera, estaba encinta y era novia del también asesinado Jairo Lugo quien fuera uncionario de la Guardia Nacional

Enfermera murió en el operativo contra piloto Óscar Pérez

********
"Dile a mami que me perdone y a mi papá que me perdone por todo. Los amo, perdónenme por favor”, se despidió.
********

18 Enero 2018 


Lisbeth Andreina Ramírez Mantilla y Jairo Lugo.
/ Foto: Cortesía

A través de un mensaje de voz por WhatsApp, que envió a un hermano a las 7:45 de la mañana del pasado lunes, fue como la familia de Lisbeth Andreina Ramírez Mantilla se enteró que la enfermera se encontraba en peligro, en el mismo lugar donde ya buena parte del país conocía que las autoridades policiales y militares tenían cercado al piloto y exfuncionario del CICPC, Óscar Pérez, y a un grupo de personas, en una casa de El Junquito, en Caracas.   

Y no solo tuvieron conocimiento de eso, sino tristemente, además  de que había mentido, que no estaba en Maracaibo como todos creían, sino que por amor viajó a Caracas para estar con su novio, el exfuncionario de la Guardia Nacional Jairo Lugo, una de las importantes piezas con la que contaba Pérez en su lucha contra el gobierno venezolano.

“Los amo mucho, perdón por todo”

Lisbeth Andreina Ramírez Mantilla era enfermera y estudiaba Odontología en Maracaibo. A solo minutos de su muerte, envió un mensaje a su familia.

“Alfredo, soy yo, Andreína… aquí nos agarraron con Jairo… Los amo, los amo mucho; dile a mami que me perdone y a mi papá que me perdone por todo. Los amo, perdónenme por favor”.

Así, en 13 segundos que duró el sollozante mensaje de voz, Alfredo Ramírez inmediatamente dedujo, por lo que había visto en las redes sociales, que su hermana menor estaba al igual que su novio siendo atacados a tiros, y que si se atrevió a despedirse de sus seres queridos, efectivamente no veía posibilidades de salir con vida.     

(Asesinados junto a Lisbeth Andreina Ramírez Mantilla en el Junquillo)

Lisbeth Andreina tenía 30 años. Era egresada en Enfermería del IUGC, estudiaba en Maracaibo el cuarto semestre de Odontología en la LUZ; vivía con su familia en el Pasaje 4 del sector San Sebastián, barrio Rómulo Gallegos, de San Cristóbal, de donde el martes 9 de enero salió en horas de la tarde del terminal de pasajeros de La Concordia, para supuestamente viajar al Zulia con el propósito de retomar los estudios universitarios, luego de compartir con la familia las fiestas navideñas.

La familia estaba consciente de que la chica tenía una relación amorosa con Lugo. Él vivió varios años en el mismo sector, pero ella aseguraba que tenía meses que no lo veía; lo que desconocía, es que  debido a que la situación que al igual que Oscar Pérez estaba viviendo, lo obligaba a permanecer oculto.

 Menos se imaginaban que estuviera embarazada, y del  impacto de esta noticia tampoco han salido los familiares. Ahora descubren que Andreina, como preferían llamarla, les ocultaba cosas, quizá para no causarles daño.

Aún consternados por todo lo ocurrido, sin salir del asombro de saber que la menor de sus cinco hijos fue una de las víctimas de lo que muchos llaman “la masacre de El Junquito” y para el Gobierno se trata de un grupo de terroristas.

Ángel Enrique Ramírez y su esposa, Faride Mantilla, no cesan de llorar, de tratar de juntar las piezas que le den un poco de sentido a la pesadilla que están viviendo.

Ahora, solo se resignan a esperar a que les entreguen el cadáver de “la Flaca” para darle cristiana sepultura en San Cristóbal. En ese trámite se encuentra otra hija en Caracas, pues temen que el Gobierno ordene cremar el cuerpo.

Antes de viajar, mediante una fotografía que enviaron a personal de la morgue de Bello Monte, confirmaron que la mujer que figuraba entre las siete víctimas del supuesto enfrentamiento en El Junquito, y que  las autoridades no habían logrado identificar, era “la Flaca”, como la llamaban cariñosamente.

El exfuncionario de la Guardia Nacional Jairo Lugo era el novio de la tachirense.

 Shirley Correa Mantilla y Ángel Alfredo Ramírez, hermanos de Andreina, acompañaban a sus padres en una corta entrevista que cedieron a este rotativo tachirense:

“Ese hombre se la llevó”, agregó Alfredo haciendo mención a Lugo, a lo que Shirley quedamente le refutó: “pero él también es una víctima más”.

“Que los medios internacionales sepan que eso pasa, porque aquí en Venezuela el país se está hundiendo, nos estamos muriendo de hambre, aquí no hay comida, no hay trabajo no hay nada; que  intercedan, mi hermana es una víctima, ella no tiene nada que ver con nada, una estudiante, quería superarse y no pudo aquí en Venezuela. Yo soy un pobre latonero, yo trabajo con carros, lo que hago es para medio comer, porque no podemos para nada más. Justicia, queremos justicia. Internacionalmente hagan algo, no se queden de brazos cruzados, Venezuela se pierde, despierte Venezuela, despierte gente de Venezuela”, gritó el muchacho entre la impotencia de querer llorar y no hacerlo, tal vez por orgullo de ser hombre.

¿Quién era Lugo?

 En cuanto al zuliano Jairo Lugo, recordaron que era un funcionario de la Guardia Nacional que llegó a San Cristóbal hace varios años para hacer un curso en el CICPC-Táchira, donde conoció a Andreína, quien para ese momento se dedicaba a alquilar teléfonos a las afueras de esa sede policial.

“Se hicieron novios, hasta que se graduó en Enfermería y luego se fue para Maracaibo. Nosotros nunca supimos que Jairo estuviera  implicado en eso, que estuviera con Óscar Pérez, tampoco que estuviera embarazada”, acotó el hermano.

Tomado de La Nación*

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Esteban Fernández: ABRIENDO EL “JABUCO”

ABRIENDO EL “JABUCO”

Por Esteban Fernández
18 de enero de 2018

Iba para “el norte”. No tenía maleta, alguien me consiguió una “jabuco”, otros le decían “gusano” o “chorizo”. A eso en el “Army” le dicen “duffle bag”. Yo creía que allá adentro solo traía un par de pantalones, dos camisas, unas medias, y unos calzoncillos. Era en realidad un saco de recuerdos.

El padre de mi mejor amigo, el gran Rafael Sorí, me ayudó a cargarlo para el carro. Lo tiré con desprecio  -porque todo era viejo y maltrecho- en la sala de la casa de Milton.

Esos trapos me duraron hasta que varios meses después me puse el uniforme verde del ejército de este país y un par de botas militares. Siempre durante toda mi vida había tirado a basura todo lo que me llevaba en el jabuco. Porque basura era. Ahora se me antoja simbólicamente abrirlo de nuevo.

Porque hoy recordando y pensándolo bien creo que traía otras cosas: Eran en realidad 17 años de mi vida, un colibrí, una pareja de canarios, alpiste, y una jutía.

En esa humilde imitación de maleta traía el recuerdo de una conjuntivitis “primaveral” curada por el oculista de La Habana Dr. Alamilla y cien gripes aliviadas por el médico Emilio Trujillo, más el recuerdo de 20 inyecciones de penicilina puestas por Olga “la enfermera” Marrero y mi vecina Olivia Núñez.

Acarreaba los acordes de “Vida Consentida” cantada por Lino Borges y “Envidia” de Vicentico Valdés”. Traía el dolor de escuchar a mis compatriotas gritando “Paredón” y de letreros sumisos en las puertas -diseminados por el territorio nacional- de “Esta es tu casa Fidel”.

Traje allá adentro 10 años junto a mi perra “Yeti” -nombrada por la pantera roja de Taguarí- hija del perro “Tarzán” de Joaquín Domínguez y la perra de Julio Oya. Y en lo más profundo de la improvisada maleta estaban los recuerdos de los chivatazos del Comité de Defensa del barrio.

Ahí estaban los momentos pasados en la finca el Mamey, un arado y una yunta de bueyes. Venía junto a mí “La Protesta de Baraguá”.

Dentro de aquel “gusano” también llegaba lo mucho que disfruté la Playa del Rosario en las casas de mis tíos Enrique Fernández Roig doblando a la izquierda y la de Carlos Gómez doblando a la derecha.

Traía más de mil vueltas al parque con Jesús Hernández, Manolo Amiche, con “Puntilla”, Joseíto Fernández. Allí adentro estaban cientos de pensamientos, poesías y discursos de José Martí.

En ese bulto estaba el día de la entrada al Kindergarten en el Colegio Americano, el primer programa de televisión llamado La Familia Pilón, el primer beso de una muchachita en la oscuridad del Cine Campoamor. Traía mi admiración por los Brigadistas 2506 y por alzados en el Escambray. Traía el recuerdo de Benny More cantando “¡Castellano qué bueno Baila usted!”

Ahí estaba el recuerdo del primer y único tomeguín del pinar que cayó en mi rustica jaula de trampa, y una mañana recorriendo -en tres bicicletas Niagara- el Central Amistad con dos primitas llamadas María Amelia y Rosa Amelia Rivero.

En ese fardo traía en la memoria a Tamakún el vengador errante, y a Leonardo Moncada. A Pototo diciendo “Cosa más gran la vida” y Celia gritando “Azúcaaaa”.

Allá adentro del saco color “mierda de mono” venían 20 mil dicharachos cubanos, historias, cuentos, anécdotas, y las lágrimas de unos padres y un hermano despidiéndome y llorando. Y venía la estrella en la frente del general Calixto García.

Venía un pueblo, un escudo, una bandera, un himno, la veneración por los mambises, y mi dolor por los mártires caídos gritando Viva Cristo Rey.

Encerrados allá adentro estaban los recuerdos de 15 Navidades felices, Tres Reyes Magos, tres hermanos Villalobos, y los tríos de Servando Díaz y los Matamoros. No, no salía de Cuba, Cuba venía junto a mí dentro de mi valija.

Pero allí adentro también venía el odio eterno contra un tirano y contra un régimen despótico que me obligaba a convertirme en extranjero y en güinero ausente.



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

jueves, enero 18, 2018

Alberto Roteta Dorado: OSCAR PÉREZ, NI COBARDE, NI TERRORISTA, SINO HÉROE Y MÁRTIR.

OSCAR PÉREZ, NI COBARDE, NI TERRORISTA, SINO HÉROE Y MÁRTIR.



Por el Dr. Alberto Roteta Dorado
18 de enero de 2018

Santa Cruz de Tenerife. España.- Han asesinado a un hombre. Estamos consternados porque toda pérdida humana tiene un significado que va más allá de los sentimientos y emociones humanas para adquirir una connotación de carácter universal, algo que solo aquellos que han alcanzado una comprensión holística del verdadero sentido de la vida lo pueden percibir; pero no solo por esto, sino porque nos resulta difícil poder admitir que ciertos hechos estén ocurriendo en esta, “nuestra América”, en pleno siglo XXI, y que todo siga igual, toda vez que las pocas dictaduras de izquierda que van quedando en la región permanecen intocables bajo el disfraz de una aceptación popular que en realidad no tienen, cual estados de perpetua inmunidad ante leyes que son violentadas día a día. 

La dictadura venezolana esta vez ha ido demasiado lejos. Hace solo unos meses, durante las múltiples acciones de protesta que tuvieron lugar en Caracas y otras de las principales localidades del país, fueron asesinados más de un centenar de personas, la mayoría jóvenes, como el que nos acaba de dejar hace solo unas horas. 

Y digo que Nicolás Maduro y su terrorista y corrupto desgobierno han ido muy lejos, por cuanto, Oscar Pérez, el piloto e inspector especializado en acciones especiales en el Cuerpo de Investigaciones Penales, Científicas y Criminalísticas de la Policía, que se hizo célebre por su acto de valentía sin igual en los últimos tiempos – recordemos que atacó desde el aire el Tribunal Supremo de Justicia, acción en la que no hubo muertos, ni heridos, en son de protesta contra el régimen madurista–, no es un hombre común; sino un símbolo de la rebeldía venezolana y latinoamericana.

(Óscar Pérez  con hijos)

Altos funcionarios del régimen se han referido a un “grupo terrorista fuertemente armado” para calificar a lo que algunos han llamado una célula guerrillera.  Ahora acusan de terrorista al joven expolicía que resistió heroicamente el ataque de las fuerzas represivas del régimen madurista. En estos tiempos se les suele llamar actos terroristas – como si las acciones emprendidas en la llamada clandestinidad por los agentes del Movimiento 26 de Julio, y los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en el caso de Cuba, o la serie secuencial de asesinatos de jóvenes que participaron en las recientes protestas, en el caso de Venezuela, no lo fueran– a las acciones armadas de la oposición contra los regímenes totalitaristas.

El régimen venezolano y sus más recalcitrantes seguidores ante el temor de desaparecer se las agencian para emprender una cruel persecución contra aquellos que, como Oscar Pérez, se levantan para enfrentarlos, desacreditarlos ante el mundo, y destruirlos, como única posible vía para restaurar la democracia en la patria de Bolívar.   

Una parte del mundo – aquella que de manera sensible se identifica y respalda al pueblo venezolano– está dando muestras de apoyo a la oposición venezolana, y a su vez siente tristeza e indignación por el violento acto cometido por las fuerzas represivas del Nicolás Maduro, hecho que no solo terminó con la existencia del joven militar, sino con algunos de los que le acompañaban en la osada acción. 

De cobardía también se le ha atacado. La ministra para el Servicio Penitenciario, Iris Varela, una vez que confirmó el operativo en un mensaje de Twitter se refirió de manera despectiva a un "show de la llorantina" (el término es una “venezolada”, ya sabéis como se expresan los altos mandatarios de la izquierda latinoamericana); pero a la cruel mujer no le bastó y lo llamó rata, y se cuestionó:  "¿Dónde quedó su valentía para ir a atracar unidades militares, asesinando e hiriendo a funcionarios y robando armamento?", con lo que pretendió desvirtuar el verdadero rostro de quien debemos considerar en lo adelante como héroe y mártir. 

(Asesinados por los esbirros y secuaces de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello)

La desgarradora frase previo a su adiós definitivo – “No quieren que nos entreguemos, literalmente nos quieren asesinar. Nos lo acaban de decir”–, nos da la medida de las intenciones premeditadas de la dictadura venezolana. Las múltiples imágenes publicadas en diversos medios de prensa y en las redes sociales son impactantes, pero a su vez, constituyen las pruebas fidedignas de uno de los peores actos de estos tiempos.   

El régimen chavista-madurista mantuvo el silencio durante las primeras horas que siguieron a su asesinato. Cuando ya por el mundo circulaban diferentes versiones, en las que no podía considerarse definitiva la idea de la muerte de Pérez, aunque si la desactivación de la célula guerrillera por el dirigida, no quedó otra alternativa que afirmar ante el mundo la muerte del joven agente policial. 

Poco después de la masacre, Nicolás Maduro hizo una referencia brevísima al operativo, mientras rendía cuentas ante la Asamblea Constituyente; aunque no hizo mención directamente a la muerte de Oscar Pérez, para en su lugar felicitar a aquellas instituciones encargadas de poner fin a su existencia: Policía Nacional Bolivariana, Guardia Nacional, Contrainteligencia Militar y Servicio Bolivariano de Inteligencia; aunque amenazó con que aquellos que “entren por el camino del terrorismo y haga armas contra la República” correrían la misma suerte. 

Muchos se preguntarán qué ocurrirá tras este acto de masacre llevado a efecto por parte del régimen de Nicolás Maduro. Sería especular demasiado temprano, y es algo que no suelo hacer, por cuanto, los que nos respetamos en esta labor, experimentamos siempre el temor de poder errar en nuestras opiniones, toda vez que parten de hipótesis, de posibilidades a priori, y no justamente de elementos concretos. No obstante, y esto no significa necesariamente un estado de pesimismo de mi parte, debo admitir que me inclino por la idea de que no pasará absolutamente nada. 

¿Qué ocurrió luego de la matanza de más de un centenar de jóvenes que, a diferencia de Oscar Pérez, que estaba armado y ya había protagonizado ciertas acciones que no fueron precisamente pacifistas, marcharon reclamando la reinstauración del sentido de la democracia venezolana? Ya todos sabéis que Maduro se salió con las suyas, que estableció y le dio carácter legal a su constituyente, que violentó de manera fraudulenta unos comicios simulados, entre otros desatinados actos, y sin embargo, permanece inmutable ante la opinión internacional, por cuanto, unos cuantos escritos de opinión, múltiples vídeos, y centenares de mensajes en su contra en las redes sociales, no son suficientes para destituirlo y expulsarlo definitivamente del poder. 


 Detenidos  en la operación Gedeón de las antipatrióticas  Policía Nacional Bolivariana y el SEBIN

Luis Almagro, el Secretario General de la Organización de Estados Americanos, hace años está tratando teóricamente de poner orden en medio del caos venezolano, pero sin éxito alguno. Las reuniones de un respetable grupo de presidentes y líderes de la región para interferir en el gran conflicto de Venezuela ya va quedando en la historia, por cuanto, en el orden práctico tampoco ha resultado ser efectivo. Los pocos engendros del llamado Socialismo del siglo XXI le apoyan hasta el cansancio, con lo cual, se hacen copartícipes del mal y confirman su complicidad, y hasta la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, abandonó su postura respecto a una posible intervención suya en el país suramericano a raíz de las acciones de protestas del pasado año – hecho muy poco difundido; pero consta en mis archivos, y puedo mostrar sus fuentes, todas confiables–.  

La Iglesia Católica, como instancia que se supone muestre preocupación por el orden mundial, la paz y el futuro de la humanidad, mientras esté regida por un Sumo Pontífice que al parecer está aliado a los gobiernos comunistas de la región, permanecerá ajena al gran conflicto venezolano, y en última instancia, pedirá por el alma del joven que se nos acaba de morir, como si con la oración el curso de la historia de la patria de Bolívar pudiera cambiar para su bien.

Así las cosas, con el asesinato de Oscar Pérez y otros jóvenes opositores venezolanos, la dictadura chavista ha demostrado hasta donde es capaz de llegar, y como ha dicho la doctora Luisa Ortega Díaz, la verdadera; aunque destituida Fiscal General de Venezuela, este acto es la evidencia de que el gobierno de Nicolás Maduro “es genocida y violador de derechos humanos”.  

**********

Declaraciones de Luisa Ortega sobre Oscar Pérez




Luisa Ortega Díaz entrevistada en CNN sobre el Caso de Oscar Pérez en Venezuela



Último minuto! Óscar Pérez #17Enero


***********
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Si le hubieran dado a Chávez la misma "medicina" cuando hubo el chance, se hubieran ahorrado todo lo sucedido después--y sí, hay casos donde la mejor solución es matar al perro para acabar con la rabia, como se debió hacer en Cuba en 1953 con Fidel Castro tras el ataque al Moncada.
Realpolitik

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Alfredo M. Cepero: LOS DEMÓCRATAS NO QUIEREN 'DACA', QUIEREN LA GUERRA

Tomado de http://www.lanuevanacion.com

LOS DEMÓCRATAS NO QUIEREN 'DACA', QUIEREN LA GUERRA

*********
¡Resulta inaudito que los demócratas pongan los intereses de los extranjeros por encima de la protección a sus propios ciudadanos!
*********
Por Alfredo M. Cepero
Director de www.lanuevanacion.com
Sígame en: http://twitter.com/@AlfredoCepero
18 de diciembre de 2018

Hace un par de semanas, el Presidente Donald Trump hizo algo inesperado por sus enemigos y celebrado por sus partidarios. En un gesto de transparencia nunca antes visto en el Washington de la corrupción y de la ciénaga, Trump reunió alrededor de la misma mesa a legisladores demócratas y republicanos. Acto seguido, los retó a encontrar una solución al espinoso problema de la legalización de los 800,000 inmigrantes calificados "eufemísticamente" como "dreamers". Para mayor transparencia y como forma de presionar a los participantes, invitó a los periodistas a que fueron testigos del encuentro y les dijo que echaran a rodar las cámaras. De pronto, todo el mundo se vio desnudo y empezó el "estira y encoge".

Fiel a su estilo directo, Trump les dijo que estaba dispuesto a firmar, sin poner objeciones, cualquier proyecto de ley que fuera acordado por un grupo bipartidista de congresistas. Resultó un error que Trump tendría que enmendar más tarde. Algunos demócratas aprovecharon la oportunidad para sugerir que se aprobara primero un proyecto de ley sobre 'Daca' y más adelante un proyecto sobre seguridad en las fronteras.

Los republicanos, por su parte insistieron en que ambos asuntos, "Daca" y la seguridad fronteriza, fueran tratados y solucionados al mismo tiempo. Lamentablemente, la posición del presidente no quedó establecida con suficiente claridad y cada grupo salió de la reunión pensando que había adelantado terreno en su objetivo específico.

De todas maneras, se creó una comisión de media docena de legisladores con la misión de redactar un proyecto ley que fuera aceptable al presidente. Pero, acorde con la tradición de Washington, los tres proponentes de la amnistía irrestricta, prepararon una trampa. Redactaron su mamotreto y, sin contar con los miembros conservadores de la comisión, pidieron una cita por separado con el presidente.

Dick Durbin, de Illinois, Lindsey Graham, de Carolina del Sur y Jeff Flake, de Arizona, se hicieron la ilusión de tener a Trump en el bolsillo con una proposición que ignoraba las medidas sobre seguridad en la frontera. El demócrata Durbin había ganado el apoyo de dos republicanos que detestan a Trump--Graham y Flake--para promover la posición de fronteras abiertas de su partido.

Pero, como les ocurre con frecuencia a quienes viven de ilusiones, sufrieron el desengaño de ver rechazada su ponencia cuando aparecieron por sorpresa en la Oficina Oval los senadores conservadores, Tom Cotton, de Arkansas y David Perdue, de Georgia. Siguiendo las sugerencias de Cotton y Perdue, al igual que su perspicaz instinto político, Trump rechazó de plano la propuesta de los conspiradores y ratificó las condiciones que ponía a cualquier acuerdo que incluyera una solución al problema de "Daca". Exactamente las mismas condiciones que había prometido en el curso de su campaña por la presidencia.

El presidente ratificó que, si los demócratas quieren de verdad legalizar la situación de este grupo, tienen que votar a favor de un presupuesto total, no parcial, para la construcción del muro en la frontera sur. Tienen además que respaldar la eliminación de la llamada "inmigración en cadenas" y de la "lotería de visas"; así como el establecimiento de un sistema efectivo de "verificación electrónica" por las empresas del estatus migratorio de sus empleados.

La decisión de Trump fue la única que podía tomar para cumplir sus promesas electorales y conservar el apoyo de las multitudes hasta hace poco ignoradas que lo pusieron en la Casa Blanca. De haber caído en la trampa tendida por Durbin y compañía habría cometido suicidio político. Se habría arriesgado nada menos que a entregar el control del capitolio a los demócratas en las parciales de este año y a comprar un boleto de regreso al Trump Tower en el 2020.

Mirando hacia atrás, la peor decisión de Ronald Reagan fue la amnistía otorgada en 1986 a millones de inmigrantes con la promesa de que las fronteras serían aseguradas más tarde. La amnistía se hizo realidad mientras las fronteras se hicieron más porosas y se desencadenó una avalancha de inmigrantes ilegales. Reagan actuó de buena fe pero cometió el error de confiar en una izquierda que siempre hace trampas. Pero lo que si fue un acto de ilegalidad y de cinismo fue el de Barack Obama. Después de afirmar docenas de veces que la constitución le impedía legalizar a los "dreamers", emitió un decreto concediéndoles amnistía a ellos y, potencialmente, a millones de sus familiares.

Con ello, Obama aumentaba la base política de su partido con futuros votantes que, ignorantes de los beneficios del capitalismo democrático, renuncian a la libertad a cambio de la falsa seguridad de un gobierno omnipresente y controlador. Los demócratas han admitido finalmente su estratagema. Hace unos días, el Daily Caller, obtuvo un memo secreto de John Podesta, el hombre que dirigió la campaña de Hillary, que es realmente revelador. En el mismo, Podesta afirma que si los demócratas no defienden a los 'dreamers' tienen escasas probabilidades de salir exitosos en las campañas de 2018 y las de más adelante.

Ahora bien, aunque parezca paradójico, Durbin y los demócratas lograron su cometido en esta oportunidad. Los "dreamers" no son una prioridad para unos políticos interesados únicamente en aferrarse al poder. Si lo fueran, los demócratas tomarían en cuenta la oferta de Trump a cambio de lograr su legalidad. Por eso vaticino que los "dreamers" continuarán en su limbo legal mientras los demócratas ganan argumentos en su campaña para ganarle a Trump. Carentes de argumentos para negar o contrarrestar los éxitos de la política del presidente, su único recurso sigue siendo el obstruccionismo, la intriga y la mentira.

De ahí que Durbin declarara a la prensa que el presidente había calificado de 'estercoleros' a países como Haiti, El Salvador y Somalia. Suponiendo que la declaración fuera cierta, Trump no dijo otra cosa que la verdad sobre lugares cuyos ciudadanos arriesgan hasta la vida misma para salir del infierno al que los condenan sus gobernantes y buscar oportunidades en los Estados Unidos. Su error fue decirlo ante un ideólogo sin honor que promueve su agenda de extrema izquierda divulgando conversaciones privadas con su presidente.

Para entender aún más la intensidad con la cual la izquierda promueve su agenda resulta revelador pasar revista a algunas estadísticas que ellos ignoran cuando insisten en la amnistía para los "dreamers". En el año 2015, mas de 47,000 norteamericanos murieron como consecuencia de sobredosis de drogas y 50,000 veteranos de las fuerzas armadas murieron mientras esperaban por atención medica en los hospitales de veteranos.

Hablando de las fuerzas armadas, cuando los demócratas exigen la legalización de inmigrantes como condición para votar a favor del presupuesto ponen en peligro el pago a 2,000,000 de soldados en servicio activo y en la reserva. ¡Resulta inaudito que los demócratas pongan los intereses de los extranjeros por encima de la protección a sus propios ciudadanos!

De hecho, algunos de los argumentos en defensa de los inmigrantes son negados por las estadísticas. Sus defensores afirman que muchos prestan servicios en las fuerzas armadas y que cometen menos delitos que los ciudadanos nativos ¡Totalmente falso! Según el Pentágono, sólo 900 de los 800,000, "dreamers", uno por cada mil, se han alistado en las fuerzas armadas de los Estados Unidos. En cuanto a la población penal, el 22 por ciento de los reclusos en las prisiones federales de Estados Unidos son inmigrantes ilegales o individuos sujetos a procesos de deportación. Según el último censo, el porcentaje de habitantes de los Estados Unidos nacidos en el extranjero es inferior al 14 por ciento.

Todo esto demuestra que estos individuos violaron la ley y punto. Que un país sin leyes y sin fronteras no es un país sino un amasijo de gente sumida en la anarquía donde todo se vale. Sin embargo, no creo que tengamos que esperar mucho tiempo para saber las respuestas a muchas de nuestras interrogantes sobre la cuestión migratoria. Porque dentro de diez meses el pueblo norteamericano optará en las urnas entre la anarquía y el estado de derechos. Apuesto a que, como en el 2016, ha de predominar el estado de derechos.


En conclusión, estoy seguro de que todos los interesados en preservar esta nación excepcional queremos una solución pragmática a este problema. Porque nadie se beneficia con la continuación de esta polémica estéril que desvía la atención de los grandes problemas nacionales. Los que ya están dentro se quedan pero los que esta fuera se esperan. A formar filas con quienes respetan las leyes. Por su parte, los demócratas tendrán su guerra pero, con las armas que están utilizando, les vaticino que van a perderla.
**************
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Genial analisis sr. Cepero. Siempre bien agudo en sus escritos. Felicitaciones.
Julio Tarrago


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Marlene Azor Hernández: Cuba: la deshonestidad intelectual y la represión política (IV).. Embrutecer y reprimir son las palabras de orden del Partido Comunista de Cuba (PCC)


Cuba: la deshonestidad intelectual y la represión política (IV)

*********
Embrutecer y reprimir son las palabras de orden del PCC
*********

Por Marlene Azor Hernández
Ciudad de México
17/01/2018

En los artículos anteriores he analizado siete represiones epistemológicas del discurso oficial cubano que producen el embrutecimiento inducido en la población y amordazan las Ciencias Sociales en Cuba. La complicidad de variados deshonestos intelectuales cubanos ha hecho posible mantener hasta hoy, estos férreos controles contra la libertad de expresión, información y pensamiento en el país, por parte del Partido único.

Los futuros “experimentos” de “democracia” en América Latina, a los cuales nos convoca el intelectual cubano Pablo Guadarrama González[1], deben estar fundamentados en el aprendizaje de la experiencia cubana y venezolana, —algo que el autor no hace[2]—, y por lo tanto su convocatoria conduce al abismo de la dictadura, la pobreza endémica, el embrutecimiento ciudadano y al subdesarrollo inducido por responsabilidad de las élites políticas y militares de esas naciones. Desresponsabilizar a las élites nacionales de las políticas públicas y de los mecanismos de represión y de control social es una deshonestidad intelectual y una “ignorancia” fundamental de la izquierda latinoamericana anticapitalista y de los intelectuales cubanos y venezolanos que ocultan la realidad de sus países siguiendo la imposición del Partido Comunista de Cuba. Esto no es hacer ni filosofía ni política “humanista” sino manipular, embrutecer, desinformar, para luego arrancar los derechos civiles y políticos a los pueblos, y someterlos con algunas migajas temporales de beneficio social. El estado cubano no ha logrado mantener con calidad, los sistemas de salud y educación, deporte y cultura en el país y los de Venezuela están en absoluta bancarrota por incompetencia institucional, económica y política.

Otro aprendizaje de estos dos procesos es que no por convertir en estatales la mayoría de las empresas, incluyendo las empresas bajo control militar, controlar estatalmente y de manera directa todos los mecanismos económicos, y eliminar la propiedad privada nacional y cooperativa, se supera las condiciones de enajenación y explotación del capitalismo periférico, al contrario, son en el “socialismo” peores, por la pérdida de derechos ciudadanos económicos, laborales, culturales, civiles y políticos que luego no se recuperan. Esta verdad histórica no se discute ni se permite discutir en Cuba. Tampoco veo un pensamiento de izquierda que aterrice en la economía “el día después” de la revolución a la que aspira, ni las instituciones que pretende mantener, las que pretende crear y las que aspira a eliminar. Esta ausencia es al menos, una grave irresponsabilidad política que sólo ofrece el abismo a los pueblos latinoamericanos, árabes, africanos y asiáticos que pretendan una “orientación socialista” como fue el caso de numerosos países africanos luego de la descolonización en los años 60s. Los resultados históricos de estas experiencias tienen que ser tenidas en cuenta.

Octava represión epistemológica: el determinismo histórico, cultural y hasta geopolítico para justificar la dictadura de partido único y el subdesarrollo endémico

Dice el intelectual cubano Elier Ramírez Cañedo:

“Cuba no sería otra Suecia, ni Dinamarca —como de forma idílica expresan algunos autores, desconociendo incluso los males que hoy también aquejan a esos países, sus modelos de comparación estarían en El Salvador, Honduras o República Dominicana, si es que aspirara a algún lugar dentro del sistema mundo del capitalismo. Solo el socialismo, como se ha demostrado en estos ya casi 60 años de Revolución, constituye garantía de nuestra independencia y soberanía”.[3]

Este es un ejemplo del determinismo cultural, histórico y geopolítico para imponer, por orientaciones del partido, la imposibilidad del desarrollo económico y social sin el partido único, que es a la vez la “Revolución” y el “socialismo” los tres juntos y revueltos por imposición del PCC. Ramírez no explica los supuestos problemas de Suecia y Dinamarca, muy prósperos, con probidad pública, transparencia, consenso pluripartidista, elecciones democráticas, generosos sistemas de seguridad social y los más altos índices de desarrollo humano. Sin embargo, la imposición es que estamos condenados a ser de los más pobres. Según el autor, el capitalismo mundial no nos permitiría desarrollarnos. ¿?.

Conozco perfectamente la teoría marxista occidental y me doy cuenta que eso de culpar al capitalismo mundial de todos los males nacionales y desresponsabilizar las élites nacionales fue uno de los errores graves de este marxismo: privilegiando el triunfo simultáneo de la revolución en los países más desarrollados, siguiendo a Marx, se quedaron “ante las puertas de las revoluciones”: no desarrollaron otros aspectos mucho más acuciantes sobre el estudio de la institucionalidad poscapitalista, sobre la economía poscapitalista, sobre la movilidad social en el “socialismo”, sobre las políticas públicas inclusivas en todos los ámbitos sociales, sobre cómo controlar el poder de decisión de las nuevas élites, sobre la política de impuestos poscapitalista, sobre los contrapesos imprescindibles en la gestión de la justicia, las leyes, y las decisiones políticas, sobre los derechos humanos ciudadanos, sobre los derechos de la mujer, las discriminaciones raciales y étnicas, la homofobia, y sobre todo, no hablaron de la responsabilidad de las élites políticas nacionales en el subdesarrollo, la pobreza, la corrupción, la carrera armamentista, la represión poscapitalista y la dictadura de partido único.[4]

El problema está en que la mordaza a la academia y la represión del PCC —como también lo hizo el PCUS, y el resto de los partidos comunistas de Europa del este—, han impedido que la academia cubana estudie estos temas, sí desarrollados por el pensamiento liberal y republicano. El marxismo occidental no se ha difundido en Cuba[5] y el liberalismo y el republicanismo se enseñan “congelados” en el siglo XIX —el siglo XX no existe salvo a partir de 1979— en clave negativa, sobre algunos aspectos y en algunas carreras universitarias puntuales. El capitalismo desde el discurso oficial y académico es sólo neoliberalismo y neocolonialismo, lo cual demuestra ignorancia intencional, y los Estados de bienestar, supuestamente, ya no existen para estos intelectuales cómplices de la represión.

Para sustentar doblemente su desiderátum de pobreza y marginalidad, Ramírez reseña la opinión de un corresponsal de Granma en la URSS en los momentos del derrumbe con la misma visión del PCC: no fue la nomenclatura comunista estatal y partidaria, y los servicios de seguridad soviéticos los que se apropiaron de la propiedad estatal comprada con centavos, se convirtieron en millonarios y mafias de poder e impusieron una política “salvaje” de precios al consumo de la población al día siguiente. Fue el capitalismo mundial y Gorbachov quienes implantaron el capitalismo salvaje y sin derechos en Rusia. El estado de pobreza endémica y muy bajos salarios, los desvencijados servicios de salud y educación, el precario consumo de alimentos, la ausencia de autonomía ciudadana económica y política, la represión contra la población, la corrupción y la ausencia de democracia, todo ocurrió 24 horas después del derrumbe y no en los 70 años anteriores: los nuevos millonarios y sus mafias asociadas que se apropiaron del poder, “cayeron del planeta Marte” o ¿eran extranjeros? Putin, el autócrata y corrupto millonario, parece que heredó su patrimonio de la “abuelita” y no era un cuadro de la KGB.

Este enfoque intencionalmente desinformado en el que hay dos “chivos expiatorios” Gorbachov y el capitalismo mundial, pero sobre todo la socialdemocracia europea como el “veneno” de la “contrarrevolución”[6], demuestra no sólo incompetencia analítica sino una profunda deshonestidad intelectual. Para estos intelectuales “el veneno de la socialdemocracia europea” es por ser vitrina de consumo, y no mencionan las cualidades institucionales democráticas, la transparencia institucional, probidad pública, leyes, defensa de los derechos humanos, respeto de los derechos civiles, políticas económicas y sociales avanzadas y consistentes, elecciones democráticas plurales que cumplen los requisitos de libertad y transparencia. La capacidad de estos cancerberos ideológicos, como Elier Ramírez y Pedro Prada se reduce a desinformar, embrutecer y reprimir.

Aprendizaje de la experiencia cubana y venezolana. No hay referentes conceptuales, teóricos, económicos, institucionales, ideológicos y políticos para el día después de la toma del poder en el pensamiento de la izquierda anticapitalista mundial, por lo tanto, el día después se llena con la dictadura de partido único, y la incompetencia para gestionar una sociedad de bienestar en el entendido que todo pensamiento liberal es “capitalismo” y hay que borrarlo del planeta.

Con esta mendicidad de pensamiento y propuesta, llegan al poder las dictaduras brutas de izquierda como la cubana y la venezolana, con un funcionariado partidario y estatal represivo, analfabeto funcional de la gestión pública, corrupto, que mantiene el subdesarrollo y la pobreza endémica, sin salida.

En próximos artículos continúo las represiones epistemológicas del discurso oficial cubano y su impacto en la opinión pública y las Ciencias Sociales cubanas.

[1] Pablo Guadarrama González en su libro “Democracia y Derechos Humanos: visión humanista desde América Latina. Editorial Taurus, Bogotá, 2016

[2] Describir el Poder popular cubano como una forma de “democracia” a pie de página y de forma idílica es una bochornosa deshonestidad intelectual. Ver libro citado de Guadarrama, tomo 2, p. 89 pie de página 201. En Cuba, todos los ciudadanos saben que no existe ni democracia popular ni soberanía popular, solo compulsión y represión sistemática del PCC, de sus organizaciones de masas y de la seguridad del estado.

[3] En el manual “Sin confusión: o socialismo o capitalismo” prólogo de M. H. Lagarde, se reparte en la Universidad Central de las Villas en la actualidad. p 21. Según este manual y el discurso oficial cubano el socialismo, la revolución y el partido único es lo mismo y todo esto es así porque Martí creó un sólo partido para la guerra de independencia ¿? Manipulación histórica y revoltijo vulgar para imponer un partido único.

[4] El marxismo leninismo soviético, impuesto en Cuba y dominante en los documentos de hoy del PCC, no es un cuerpo conceptual y teórico analítico sino la propaganda de un partido en el poder: el PCUS y ahora el PCC y me imagino que también en los manuales de Corea del Norte sobre la idea Juche.

[5] Debo reconocer que varios marxistas europeos, latinoamericanos y liberales han hecho una contribución notable a la crítica a las sociedades poscapitalistas como la de Rusia y la China desde la década de los años sesenta y setenta del siglo pasado, pero estas críticas están prohibidas en Cuba. Reseña de estas críticas en mi tesis de doctorado censurada en la Habana en 1996 y 1997. Capítulo 1.

[6] En el Manual Sin Confusión: o socialismo o capitalismo, prólogo de M. H. Lagarde, p. 21.

© cubaencuentro.com


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...